La sorpresa de un queso de leche de búfala

El mundo del queso es fascinante y nos remite a uno de los alimentos más antiguos y a la vez más ricos.

Quesos de pasta blanda, cocidos. Quesos nutricios y sabrosos. Una copa de buen vino, pan y queso forman una trilogía perfecta. Porque efectivamente el queso ya sea el obtenido con leche de vaca, oveja y cabra es un lujo en nuestras mesas, en la pirámide alimentaria.

Sólo tiene un problema, la grasa tan perjudicial para nuestra salud, el famoso colesterol malo.

Pero consumido con prudencia, como casi todo, es una fuente de calcio, de vitaminas y sobre todo de felicidad palatal.

Una tabla de quesos, del más suave al más incisivo y una buena armonía de vinos y panes, no necesariamente vinos tintos, puesto que en general al queso le van mejor los vinos blancos y dulces, será una apuesta gastronómica perfecta.

Dicho esto y anunciándoles que muy pronto en Opípare volveremos al tema con importantes expertos, quiero hablarles de un descubrimiento, un queso elaborado con leche de búfala.

Búfalas que pastan en los aiguamolls (ciénaga) del Ampurdán, en una apuesta de la empresa Montbru, elaboradora de estos quesos sorprendentes.

Porque efectivamente es una auténtica novedad y una sorpresa palatal.

Yo he degustado uno de los 3 tipos que produce la empresa catalana, el suave, un queso con un toque ligeramente ácido y sabores que nos remiten al bosque, a los pastos.

En este queso lo que más aprecié fue el retrogusto persistente, muy agradable.

Montbru elabora otros dos formatos, el azul y el “tou” blando, en todos los casos la leche está pasteurizada, aunque espero que en el futuro se atrevan con la leche cruda que mejorará la calidad ya suprema de estos quesos.

A mi que ya soy un enamorado de la leche de búfala como consumidor de mozzarella, este descubrimiento me parece muy importante para nuestra industria quesera.

Por cierto algunos datos sobre la leche de búfala, búfalas que se han aclimatado perfectamente en España.

Los datos son significativos:

– 58% más de calcio que la leche de vaca.

– 40% más de proteínas.

– 43% menos colesterol.

– Rica en hierro, fósforo y vitamina A.

– Sustituta para las personas que tienen intolerancia a la proteína de la leche de vaca.

– Sabor intenso.

Repito una sorpresa este queso de leche de búfala, que merece estar entre los descubrimientos de Opípare.

MF

http://www.montbru.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Descubrimientos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La sorpresa de un queso de leche de búfala

  1. Otto Gómez dijo:

    Esto es reciente (2014) y este artículo es del 2012. Se acaba de descubrir que todos los estudios que fueron realizados desde hace 60 años para justificar y recomendar la reducción del consumo de las grasas animales o grasas saturadas para ir hacia una dieta fat free no fueron concluyentes y,que por el contrario, los estudios que intentaron contradecirlos fueron irresponsable y sistemáticamente “sepultados” (The Big Fat Surprise, Nina Teicholtz). Y no solamente eso, se demostró que las grasas saturadas no eran tan malas después de todo, y lo que ha verdaderamente disparado la diabetes, la obesidad y los ataques al corazón han sido las grasas trans, los aceites hidrogenados y el consumo en exceso de cqrbohidratos. Pareciera que la dieta de nuestros abuelos era mejor después de todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s