Oliver Roellinger: el perfumista de las especias

En mis recuerdos de comensal siempre habrá un capítulo para la cocina de un auténtico mago, de un creador, de un investigador. Me refiero a Olivier Roellinger, el alquimista culinario de Cancale (Bretaña).

Fué hace algunos años cuando descubrí La Maison de Bricourt y su extraordinaria y rica cocina. Solo el momento del aperitivo en el cuidado jardín merece que uno no olvide en su memoria palatal lo que representó ese gran restaurante.

Unas deliciosas ostras acompañadas de rebanadas de pan de algas y mantequilla demi-sel en perfecta armonía con una copa de champagne, todo un ejercicio de lo que debe ser la preparación para el disfrute de un gran menú con el sello Roellinger.

Pero la presión sicológica y seguramente el cansancio, como en tantos 3 estrellas, consiguieron que el sueño de mantener en la cima, para mi ilusoria del estrellato, Olivier Roellinger cerrase La Maison de Bricourt el año 2008, tras 26años de éxito.

Pero esa es otra historia, hoy su hijo Hugo lleva las riendas del Grupo y triunfa en Le Coquillages, un gran restaurante , en un gran marco que les recomiendo si alguna vez viajan a Cancale.

Lo dicho, Roellinger se ha reinventado. Tenemos que tener en cuenta que Olivier llegó al mundo de la restaurauración tras licenciarse en Quimícas y su pasión por el mar y los países productores de especias le ha llevado a crear: Epices Roellinger.

Y con pasión, con talento, cual perfumista del gusto ha puesto en marcha una paleta de especias que abarca un mundo fascinante con composiciones que consigue en su laboratorio, donde reinan las vainillas, el cardamomo, las pimientas, la nuez moscada y tantas otras.Especias secadas, molidas, pesadas y dosificadas para conseguir la poudre d’Or. 

Preparaciones con una presentación en las que impera el diseño y el buen gusto. Productos envasados en tubos de cristal que nos pueden ayudar y mucho, en la elaboración de platos exquisitos de pescados, carnes, ensaladas y muchos más con el toque Roellinger.

Pero además de Cancale, por cierto que ostras, en Saint-Malo, o en París, donde en el Palais Royal y L’Opera, se presentan 30 años de creaciones de poudres d’épices, más de un centenar de especias de los mejores orígenes, casi siempre de agricultura biológica y comercio responsable, sin olvidar la primera cava de vainillas del mundo.

Como dice Olivier Roellinger: “Buen viento de sueños, especias y cocina”. Sueños de un creador que mantiene sus creaciones en lo más alto del mundo culinario.

http://www.epices-roellinger.com
MF

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El autor. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s