Plata Bistro y Gula, platillos y tapas opíparas

El fenómeno de las tapas es imparable. Pero no se trata solo de tapear en la barra de los bares, ese arte de comer tan español.

Hoy cocineros y emprendedores abren establecimientos para que degustemos alta cocina tradicional y creativa, sentados cómodamente en la mesa.

Últimamente he descubierto dos restaurantes, con espíritu de bar, que me han interesado.

El primero Plata Bistro, el sueño de dos hermanos de origen turolense para homenajear a su abuela, que en los años 70, del siglo pasado triunfaba con una casa de comidas en Teruel, el bar Plata, famoso por la calidad de sus callos, servidos en cazuela de barro, que yo tantas veces disfruté en la ciudad de los Amantes.

Seguro que no les defraudará hoy en el Plata Bistro, tomar este plato de callos que reivindica una cocina tradicional.

Pero además en este pequeño local ofrecen otros platillos que se inspiran en la cocina de mercado instántanea.

Y el segundo descubrimiento es Gula Bar. Ya conocía la trayectoria del Grupo Killfish, creado por tres socios, Martín, Xavi y mi amigo Nacho Nuñez.

Ellos son artifíces de otros restaurantes de éxito ( La Burguesería, Can Gula y Garden Pizza, en Sant Cugat del Vallès) y en Barcelona Santa Gula, además de la gestión gastronómica de El Siglo, en Mercantic.

Pues bien, el hermano pequeño y rebelde es Gula Bar, su última apuesta. Un local agradable que reivindica lo informal y canalla.

Tapear en Gula Bar es un deleite, buen servicio, buenas copas y una cocina que combina ingredientes itinerantes y autóctonos, con técnicas innovadoras.

Mi tapeo, sentado en una de las mesas de Gula Bar, se convirtió en toda una experiencia.

La sorprendente presentación del pan con tomate, las patatas bravas, con piel y unas salsas con un punto de picante sabroso, como a mi me gustan.

Una coca de sardinas ahumadas, que nos transporta a sabores en los que impera lo especiado.

Y llegó a la mesa el guiño al sur, el mundo de las frituras representando por unos boquerones, con toques sorprendentes.

Las croquetas, que no pueden faltar. Croquetas de bacalao con una ligera bechamel, que las convierte en golosina gustativa.

Y no se pierdan el mollete, estamos otra vez en Andalucía, un pequeño bocata de calamares, nada que ver con los bocadillos madrileños.

Y los platos fuertes, unas excelentes mollejas, una raya, entre otros. Desde luego no saldrán defraudados.

Dos nuevos bares que ustedes deben guardar inmediatamente en su agenda, dos locales para no perderse.

MF

Plata Bistro

C/ Sepúlveda, 23

Barcelona

Gula Bar

Dr. Rizal, 20

Barcelona

Anuncios
Esta entrada fue publicada en El autor. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s